24.1.17

Los normales - Cita 6

Cita #6           




20 de Mayo

Pasan 3 semanas en las que me comunico por skype con el socio de Humberto, por el laburo.
Está bien así, son pocos días, no se si quiero verlo de nuevo.
No me conviene. Hay que enfriarse
Intento ubicar a Juan Cruz, pero es histérico. Se escapa.
Le escribo 3 veces. Una por semana.
“Paso mañana por tu casa, estás?” / “Che boludo, querés que pase el sábado? Confirmame si estás” / “Mostru estas para que pase mañana? Llevo vino y porro”
Nada. Me clava el visto.
Decí que es Juan Cruz y me resbala quedar perseguidora con él, pero por ahí piensa que me puse intensa.
¿Lo llamo a Roberto?
No puedo caer en la de cogerse al ex.

Mando mensaje al chat con Ro y Sole: “Boludas, ¿qué hago? ¿Lo llamo a Roberto? Me parece que lo extraño que se yo”
Ro me responde al toque “No sé, es un tema re personal Fer, que se yo, por un lado si es tu ex por algo es tu ex, pero por otro uno tiene que ser honesto con lo que le va sucediendo”
Ay esta boluda siempre ambigua, no se la juega con un consejo directo.
Sole ni lo vio.
Le mando otro mensaje pero directo a Ro: “Dale boluda qué carajo hago?!??!?!”
Me responde al toque “Ay linda no se, no se… que se yo… ¿vos que querés hacer?”
Le mando mensaje para vernos a Roberto.
Pasan 2 horas y llega.

Terminamos de coger y se acomoda como para quedarse a dormir.
Quiero que se vaya, necesito aire.
Me parece que la cagué, cogiendo con Roberto.
Agarro un libro y veo que Roberto revisa el celular y pone cara de culo.
“¿Qué te pasa? ¿por qué tenés esa cara?”
Estoy irascible, no soporto más la cara de culo de Roberto. ME SEPARÉ POR ESA CARA.
“Nada, ¿qué cara?”
“Esa cara Roberto, tenés cara”
“No mi amor, no tengo cara, no pasa nada”
¡¿MI AMOR?! WHAT??
“Dale Roberto qué te pasa?”
“Nada boluda, justo te iba a contar que discutí otra vez con el productor de la película”

Ay dios mío, Roberto. Me deprime y necesito des-deprimirme.
“Che, cojamos de nuevo dale”
“Ay mi amor, pasa que estoy muerto”
¿¡¡¿¿MI AMOR?!!??
“Dale”
“No, pero no puedo te juro, perdoname”
Se pone a llorar.
AH LO QUE FALTABA.
Habla del festival llorisqueando. No llega a presentarse para participar en la categoría de Work in Progress porque todavía no terminó la carpeta y le da angustia porque tiene que cambiar una escena y no quiere.
Era obvio que no tenía que llamarlo.
No me interesa nada de lo que me está contando.
ESTAS DEPRESIVO DE NUEVO ROBERTO.
Se lo digo, ya fue, necesito cortar esto.
“Por qué no vas a terapia y te dejás de joder? Siempre ves todo negativo, no pasa nada, modificás las escenas, hacés la carpeta y listo, entrás al festival. Dejate de joder el tema no es el festival, acá el tema es tu depresión”
Ya fue, que se curta.
Llora. “No, terapia no se si quiero hacer, pero siento que toqué fondo. Me parece que voy a hacer lo que me dijo mi viejo. En Córdoba hay un chamán re groso, capaz me lo presenta y hago lo de la ayahuasca”
“Ni se te ocurra hacer lo de la ayahasca en este estado! ¿Mirá si te das vuelta y te ponés ezquizofrénico? Quedás re loco, después no podés ni volver a tu vida original”
Al pedo lo llamé. Ahora ya estoy preocupada por él.
“No boluda, no pasa nada, vení”
Me agarra para coger y lo saco porque ya me bajó la libido.
Siempre busca el conflicto para llorar y que yo me preocupe por él y entonces ahí sí se calienta.
“Salí, salí, no quiero ahora”

Pasa un rato más de hablar con él.
Yo lo escucho con un oído porque en el otro tengo los auriculares y Youtube en la novela de Onur.
Pero hace catarsis, conmigo, como siempre. Que se siente una mierda, que siente que nadie lo ayuda, que lo obligan a participar en ese concurso, que por un lado quiere y por otro lado no.
Necesito poner palo santo.
Se hace de día y Roberto se levanta para irse. No durmió y va a ir a la productora sin dormir.
Me acuesto pero quedé re enculada con Roberto.
No me voy a poder dormir. Me dejó cargadísima, lo odio.
Es como si con su comportamiento me estuviera obligando a llamar a Humberto, aunque le prometí a Dios que no iba a llamarlo más.
Agarro el teléfono y miro el nombre de Humberto en Contactos.
Basta boluda, dejá el teléfono ahí.
Pongo pausa en Onur y pongo la tele. Canal Europeo. Engancho una con mucho drama que ya vi. Por suerte la protagonista tiene cáncer y se muere, así lloro bien y sale todo.

Paso una hora y media llorando pero la bronca no se me va.
Miro el celular.
Dale boluda, no lo llames, no tiene sentido. ¿Qué sentido tiene? Cero sentido
¿Qué vas a solucionar con esto? Nada vas a solucionar, vas a ir, vas a garchar, vas a inhibirte, no vas a llegar al orgasmo, vas a volver y la vida va a seguir siendo igual de mierda, o peor porque no solo vas a estar sola y deprimida porque Roberto te dejó deprimida, sino que encima vas a estar frustrada porque no acabaste con Humberto.
Mando un mail al laburo: “Estoy con 39º de fiebre, estoy yendo a la guardia”
Me duermo.

Sueño con él. En el sueño tranzamos en un ascensor y nos hablamos con la mente.
Me despierto y manoteo el celular:
Le escribo: "¿Cómo andas?"
Pasa medio segundo y me vibra. Miro: “¿Cómo va?”
De una: “¿Tas por Caballito?”
Quiero ir a Caballito por media hora y sacarme la bronca.
“Venite, dale” me dice
“En media hora estoy por alla”
Le miento porque todavía me tengo que bañar, cambiar, y tomarme un taxi.
No me importa nada hoy. Creo que no quiero llegar al orgasmo, solo quiero sacarme la oscuridad que me dejó el pelotudo de Roberto, y volver renovada como si fuera al spa con las chicas.

Subo a un taxi. Odio a Roberto. Odio que se ponga en víctima. QUIEN SOS ROBERTO? Lo detesto, no tendría que haberlo llamado, no lo tengo que llamar más.
Tengo que buscarme otro novio urgente.
Me llega mensaje de Humberto: “Ya estoy en la oficina de mi amigo”
Es obvio que la mujer está en la casa, con el bebé, amamantándolo y por eso ahora tenemos que ir al estudio del amigo.
Le gustará a Humberto ver a su mujer amamantando al hijo? O le bajará la libido.
La quiere? Si boluda la quiere, cómo no la va a querer.
No quiero pensar más en su mujer pero no dejo de imaginármela en pelotas.
Humberto será cariñoso con ella? Le dirá chuchi / chuni / pipi? O le dirá por el nombre.
Y al hijo? Lo querrá? COMO NO LO VA A QUERER?! Bueno no se, capaz lo vive con presión, como si fuera una carga.
Así robot como es no me lo imagino siendo padre.
Capaz se engancha con el pibe recién cuando tiene 10 años y ya puede jugar al futbol o tocar el piano, hacer algo útil.
Capaz fueron re fríos sus padres con él y por eso él es un padre frío.

Llego y le mando un mensaje “Estoy abajo”

Baja.
No nos saludamos con beso, ni abrazo. Como siempre. Nada.
Entramos al ascensor callados.
Entramos a la oficina del amigo, cierra la puerta con llave.
Me quedo parada con el saco puesto, el bolso, todo.
Dura. Fría. Nada, no hago movimiento.
Dale pelotuda movete, abrazalo, algo.
Me da miedo que si me acerco lea un mood romantico, entonces me quedo en el molde.
Se acerca él, me da un beso en el cuello y de golpe estamos tranzando desaforados.
Pasan dos minutos de estar así y me quiere poner en bolas.
 “Estoy ovulando” Es mentira, pero así no cojemos.
No quiero coger al pedo y no acabar. Y freakearme con que si se rompió el forro y el posible embarazo. Mirá si tengo un hermanito de su reciente hijo?
Seguimos tranzando y pierdo la voluntad.
Veo que se pone forro y en vez de sosterner mi mentira le digo “Dos segundos y nada más”
No me responde.
Cogemos un segundo pero me separo al toque.
“Dale boludo, estoy ovulando”
Luchamos pero al final me impongo y tranzamos desaforados.

Pasan 5 minutos de chape violento combinado con mi mano en su pito y de golpe acaba.
Yo estoy bien con no acabar porque siento que me vengué.
TOMÁ ROBERTO! por deprimirme con tu depresión.

Qué bajón igual todo esto. Estaba bien. No se para qué llame a Roberto. No se por qué Juan Cruz me histeriquea.
Y no se cuándo vamos a salir de este círculo rarísimo con Humberto.
Me chupan un huevo Roberto y Juan Cruz y cualquier otro chabón.
De golpe me agarra un mini ataque de pánico.
Mirá si el segundo y medio que me metió el pito, se le rompió el forro? o mirá si el forro se quedó adentro? Estoy re confundida y no se qué siento.
No se si estoy bien o mal.
Siento venganza pero siento desazón.
No se si se me fue la depresión de Roberto, o no se si lo que siento es otra cosa. Y en verdad Roberto no me deprimió con su discurso sino que yo ya estaba deprimida de antes.
Ay.
Siento que entre Humberto y yo pasa algo, no se qué pero algo pasa.
Tengo el cerebro desordenado.
¿Qué es esto que estamos haciendo? No tengo idea, y ni lo pregunto porque se que Humberto no va a decirme nada.

Se incorpora y se viste en un minuto.
Yo estoy muda, agarro la ropa que quedó desparramada. Estoy como lenta. No solucioné nada y me parece que me confundí más.
Hoy no hablamos una sola palabra mas que mis “estoy ovulando”
Ni hola, ni como andas, ni vamos al sillon o al piso?
Nada.
Estamos callados y de golpe Humberto, mientras se pone la camisa, me dice “Lo nuestro es cada vez más freak”
¿Qué? ¿Cómo?
QUEEE??????
¿LO NUESTRO dice?
Dice LO NUESTRO o sea, Humberto piensa que hay un “LO NUESTRO”?!
O sea que mientras yo estaba haciéndome esas preguntas su mente me escuchó.
Telepatía otra vez.
No sé si alegrarme, o aprovechar y preguntarle qué piensa acerca de LO NUESTRO y qué carajo vamos a hacer pero me quedo dura, no tengo reacción.
¿Querés que hablemos? ¿¿Necesitás que definamos “lo nuestro”??
¿No eras Linden boludo? ¿O yo era Linden?

No se qué decirle y de golpe me sale una medio de superada: "Sí, justamente ESO es lo que más me gusta”
Se sonrie y me dice "Sí...bueno, pero… "
Me pone ansiosa y lo interrumpo: "Aparte VOS sos un freak... NO TE HAGÁS EL NORMAL"
Se ríe.
No tengo idea de qué carajo estamos haciendo acá. Qué mierda iba a decir con el “pero” ese?
POR QUÉ LO INTERRUMPI!?!?!?

Nos paramos y le digo “¿Tenés media hora para chequear lo que estuve charlando con Néstor estos días?”
“No, no puedo. Tengo que salir rajando a otra reunión”
¿OTRA reunión? Lo de recién no fue una reunión boludo.
Me está mintiendo
Es obvio que no tiene ninguna reunión, y que se va a ver con la amante numero 2.
Es obvio que soy la amante numero 1
Tiene zapatillas de ir al gimnasio, no va a ninguna puta reunión de trabajo.
Humberto va al baño. Veo una birome en el suelo, la levanto y me la meto en la cartera.
Caminamos hasta la puerta y veo 3 monedas de un peso arriba del recibidor. Las agarro y me las guardo en el bolsillo.
Salimos.
No estoy enojada ni deprimida.
Me parece que “lonuestro” borró la depresión.
O sea, él piensa en que tenemos “algo”?
O sea él piensa en mí?!?!?!
O sea se estuvo preguntando acerca de “la relaciòn”?
Y por eso llego a la conclusión de que LO NUESTRO ES CADA VEZ MAS FREAK?

Le digo “Me tirás por Honorio Pueyrredón?”
No me responde. No me mira, nada.

Salimos a la calle. Mira para adelante, no me mira, pero caminamos juntos y frena en donde está estacionado su auto.
Desactiva la alarma y subimos
Arranca.
Quiero tener una conversación normal pero no paro de pensar en LO NUESTRO.
Y que según él, es FREAK.
No hablamos. Mira para adelante y yo para el costado.
Cada tanto lo miro y no me mira.
De golpe me dice “Te dejo en la esquina, dale? Que tengo que seguir derecho”
“Dale, sisi está bien”

Me bajo sin saludarnos. Abro la puerta y le digo “chau”

“Chau querida”




No hay comentarios:

Publicar un comentario