4.7.17

Los Normales - Cita 11





Cita # 11







20 de julio

Sueño que estamos en una fiesta, entro a un salón donde hay mucha gente y lo veo a Humberto sin su novia y sin su hijo.
Hay mar. Hay millones de personas.
De golpe nos queremos ir a coger pero no encontramos lugar.
Caminamos por toda la fiesta y entramos en distintos salones en los que hay gente bailando, gente sentada, gente charlando.
Finalmente encontramos lugar y cuando vamos a chaparnos a lo bestia, de golpe ahí ya no se puede coger.
Pasamos 10 minutos así. Miro la hora en el celular y son las 19:50. Es el cumple de mi madre y deben estar todos esperándome.
No me importa porque seguimos buscando lugar para coger.
De repente nos cruzamos con una china y Humberto la saluda medio seductor. Es obvio que cogen.
No le quiero hacer ningún planteo pero de la nada le digo “Che, yo me voy”.
Agarro un saco que hay en una silla y encaro para irme. Humberto viene a buscarme y me dice “Pará boluda, dale, pará”, pero con cara de orto.
Es obvio que no hay lugar para mi reclamo.
La china viene de nuevo y lo agarra de la mano “Dale boludo vení vamos” le dice y yo le digo a la china “¿Me lo dejás un minutín?”
Le quiero ganar a la china.
Nos metemos en un cuarto, hay re mala onda y quiero pasar de esto a coger en un segundo, pero no sé cómo manejar el timing de que recién le hice un mini escándalo.
Ya fue, no quiero reclamar nada más, quiero coger.
“Che no sé, cualuqiera, pero hubieras disimulado” le digo.
Mira para abajo, como si estuviera medio arrepentido y me despierto.

Estoy manija con verlo ya, hoy mismo.
Saco cuentas. Lo vi hace cinco días. No se puede, no hace ni una semana.
NO NECESITO VERLO
Le stalkeo el instagram a la novia y veo que está un hotel spa en Pilar, tiene al bebé a upa.
El texto de la foto dice “TE AMO MI GORDI” hatshag JUNTOSALAPAR y está arrobeado Humberto.
En los comentarios de la foto hay uno de Humberto: un emoji de corazón.
Scroleo y miro más fotos: la novia en la pileta con el hijo, la novia con las amigas y los bebés de las amigas, tomando sol, en el pasto.
Puedo verlo, la novia no está.
Pero lo viste hace cinco días. CINCO DIAS.
Tiro un emoji de carita en el grupo de watsap de las chicas del gimnasio, a ver si me hablan y me distraigo.
Tiro emoji de copa de vino, un aplauso y una pizza.
Una pone “DALEEE CENEMOS HOY”
Arreglamos para juntarnos en Palermo 10 de la noche.
Se que no me conviene verlo, se que me conviene calmarme.

Salgo del baño y le mando un mensaje, cortito, total, sabe de lo que le voy a hablar porque nuestras mentes se comunican.
Le escribo: “Ey”
Me cambio y me vibra el celular. Humberto: “¿Cómo va?”
“Bien. ¿Qué onda hoy tipo 9?”
No necesitamos previa.
No me responde.

Son las ocho y media, y estoy segura de que me va a contestar en el camino a la cena.
Estoy re tranquila. Me va a decir que sí.
Seguro no me responde aún porque está en una reunión. Me va a responder.
Salvo que esté cogiendo, que se yo.
Igual, mientras quiera coger conmigo no me importa que esté cogiendo con otras.
Lo que no me bancaría es que me reemplace.
Si agrega minas a su vida no pasa nada.
Obvio que pasa. Las mato a todas, pero no pasa nada en el fondo. Lo que no quiero es que deje de tener ganas de coger conmigo por estar cogiendo con esas hijas de puta.

Son las 9 y media. Salgo y me vibra el bolsillo. Mensaje de Humberto: “Me libero a las 11”
Ya fue, le digo que sí, lo re puedo ver igual, termino de cenar y salgo corriendo.
“Oki, puedo tipo 12”
“Ok te aviso cuando ya estén para verse”
¿ESTÉN PARA VERSE? ¿De que habla? Está disimulando.
Pero pará, si la novia está en el hotel spa de Pilar y no está ahí con él ¿a quién le disimula? Tiene otra amante. Es obvio.
Doce amantes, debe tener como mínimo.
Le tiro el emji del “ok” con los dedos.

Llego a Palermo. Pedimos, comemos y 23:45 me escribe: “Todo bien pero tardo unos minutos más”
Le respondo “Todo bien. Relax. Estoy cenando con amigos, podría ir mucho más tarde o relax y lo dejamos para otro día”
Sobreactúo tanto el tono de tranquilidad que pongo dos veces RELAX.
Me responde “Está ok. Yo tengo todo bien avanzado puedo mostrarte algo a ver que te parece”
El pito mostrame.
¿A quién carajo le está disimulando? ¿Volvió la novia? ¿No se quedaba el fin de semana en Pilar entonces? O le disimula a otra amante que seguro tiene y que seguro le revisa el celular porque se cree con derechos.
Ay no. Yo quiero ser la amante con derechos.
“Oka” le digo.
Se hacen las 00:11 y me llega mensaje suyo “Y media ok?”
Ma sí, que espere, siempre soy yo la que espera: “Se atrasó un cacho, tipo 1 es muy tarde para vos?”
Me responde al toque: “Sí, ok, a la 1 está bien”
¿Dónde esta? ¿Está en su casa? ¿Nos vamos a ver en el estudio de su amigo?
“¿Estudio?” le digo
“Yes” me dice.

A la 1 en punto me escribe “Voy en camino, te aviso cuando llego, ¿vos estás cerca?”
“Dale, estoy cerca”
Las chicas quieren ir para el lado de Kika pero les digo que me pegó medio mal el vino porque antes de venir me fumé un porro que me regalaron, medio fuerte.
Les miento y me subo a un taxi.
En el taxi estoy ya en clima sexual. Hoy quiero acabar, por favor Dios.
Da masturbarme un cacho acá en el taxi pero sin que me vea el tipo, así voy adelantando y me aseguro el orgasmo?
Miro por el espejo la cara del tipo y me da miedo que me vea y piense cualquiera.
Mejor no hago nada.

Llego a las 2.
Toco timbre y justo salen 4 pibes.
Humberto me dice “Bajo” desde el portero pero les hago carita de “Porfi puedo entrar?”a los pibes y le grito “Subo”

Abre la puerta, y le digo “¿Estás solo?” Flasheo que está el amigo.
“Sí, obvio”
Está todo de negro.
Se tira en el sillón. Está la radio puesta.
Se lo nota cansado. ¿Estará cogiendo mucho?
Quiero ser la única en su vida pero si fuera la única en su vida, no sabría qué hacer con eso, porque no lo soporto y no lo quiero como novio.
Me quiero tirar encima pero no puedo avanzar, así que me siento al lado suyo y él como siempre, me hace el ademán de “VENI” con la mano.
Voy.
Me tiro encima, nos refregamos un poco sin tranzar y él se levanta el pulover.
Le levanto la remera y le doy besos en la panza.
Siento que hoy es el día en que destrabo el trauma.
Tranzamos.
De repente me dice “Apagaste el telefono?”
Le digo “No, no, por?”
“No no qué se yo, por nada” me dice.
Le digo “No, pero no pasa nada”
Me dice “Bueno, pero tenés el gps prendido?”
“No boludo, tranca”
Qué paranoico?! Qué piensa que el celular tiene vida propia y solo sin que nadie lo agarre, va a sacar una foto y la va a publicar en instagram y que si encima tuviera el gps activado, en el instagram saldría esta dirección? Y además, quién me vería esta foto sacada por este celular con vida propia?
¿De quién se quiere cuidar este forro?
¿De su amante principal?
Yo no soy su amante principal, y es obvio que tiene una amante principal que lo caga a pedos más que su novia.

Cogemos de 3 ó 4 maneras bastante porno.
Me agito y de golpe le digo “Pará, necesito relajar un poco”
Me agarra me cambia de posición y me sigue cogiendo.
No me respeta este forro.
Siento que estoy por llegar pero como me pongo a pensar en llegar y me esfuerzo por llegar, se me empieza a alejar el orgasmo.
Humberto acaba.

Me da tanta bronca que no filtro y se lo digo: ”Boludo que cagada, quiero acabar”
“Bueno boluda, ya está, a esta altura es una marca registrada”
Qué tipo de estupidez está diciendo?
Le digo “Si? Tipo geisha? HORROR”
“Bueno relajá”
No se si me insiste que relaje para que yo no me haga la cabeza o porque le chupa un huevo si yo llego o no llego.
Le chupa un huevo, no se por qué dudo.
Se para y me dice “Sabés que es re común que si a un pibe le gusta MUCHO una mina, no se le para”
STOP.
¿Se dio cuenta de que él me gusta mucho?
Y peor: a él también le pasa. Que me está queriendo decir?!?!?!?!
“Sisi ya se boludo PERO NO ME PASA ESO, no se qué es”
“Y bueno, claro”
Esta cosa de hablar y no hablar. ¿No podemos ser más normales y que la conversación fluya?

Se va a la cocina y cierra la puerta.
No entiendo qué es lo que fue a hacer. ¿Fue a tomar algo? ¿Se droga? ¿Fue a llamar a alguien? No lo entiendo. ¿Por qué desaparece así?

Quisiera quedarme en bolas pero a este pibe algo de la desnudez no le gusta. O todo de la desnudez. O yo desnuda.
Capaz le parezco gorda.
Me visto.
Me tiro en el sillón y sigo caliente.
Que se vaya a cagar. Esto no puede terminar así. Me masturbo un poco pero apurada así termino antes de que salga de la cocina.
Me doy la orden de terminar. Dale boluda apurate, dale que va a venir.
Se que dandome órdenes de acabar no voy a llegar a ningún.
No puedo dejar de pensar en su apuro y en que en cualquier momento vuelve.
Estoy cansada, no puedo respirar.
Me doy por vencida y me quedo acostada boca abajo, en el sillón despatarrada.
Humberto vuelve de la cocina.
Se me acerca y siento que me quiere tocar.
Siempre que se me acerca siento que me quiere tocar pero que no se anima.
No entiendo cómo pienso en la teoria de que no se anima si acabamos de coger, pero siento algo en el aire como que no puede vencer la barrera del cariño.
Tengo la teoría de que los pibes que no pueden ser cariñosos es porque tuvieron una madre fría, distante, exigente, jodida
Estoy segura de que este es el caso.
Re debe haber tenido una madre fria que no supo contenerlo, entonces estoy acá tirada tratando de acabar y él en vez de venir y acercarse como una persona normal se queda parado a 65 cm de distancia.
“Ey… estás bien?” Me acerca la mano pero no me toca.
Es como la vez pasada que sentí que me tiró un besito, pero que no me lo llegó a dar en el pelo. Quedó en el aire.
“Sisi” le digo y me sonrio: “Qué mierda boludo, re quiero acabar”
“Bueno boluda, relajá, ya vas a acabar”
“Qué estabas haciendo en la cocina?”
“Nada, comí un poco de queso”
“Ay boludo que egoísta, convidá!”
“Ahhh no me di cuenta… pero además cenaste con tus amigas o no?”
“Sí pero comí re poco porque sabía que íbamos a coger”
“Qué deportista”

“Querés que te acerque hasta algún punto?”
Me quiero quedar acá con vos.
Yo se que si tengo un poco de “amor” con él, acabo. No amor-amor pero la ficción esa del cariño en el sexo. No mucho porque me daría pavor, o no sabría qué hacer.
Pero este pibe es Iceman. Tendrá miedo de que me enganche.
No me voy a enganchar boludo no ves que somos el agua y el aceite.
“Che yo tengo un problema, tengo que pasar por un cajero porque me quedé sin efectivo”
“Yo te doy” me dice y me da 200 pesos.
Los agarro y siento que quiero pedirle más plata.

Salimos y nos comportamos como amigos, porque tenemos una conversación común y corriente sobre trabajo.

De nuevo llegamos al punto de la ciudad de la otra vez y me dice “te paro un taxi”
Le digo “no poruqe me da cosa un taxi de la calle”
“Boluda yo te lo gestiono”
Quiere que me vaya rápido.
Me hace acordar a un pibe que me tranzaba en Engelberg, y que se queria ir con su novia y me re fletaba.
Se que me quiere sacar de encima pero no se irme sola y tener un poco de dignidad.
No puedo dejar de estar parada al lado suyo, acá pegada. Siento que es una atracción incontrolable que tenemos los dos pero él es más paranoico o, bueno, él no tiene tanta atracción, y capaz la atracción la siento yo sola.
Tal vez tiene una amante más mandona que yo, que lo domina.
Me re molesta la idea de que pueda tener otra amante, pero no puedo hacer nada
No puedo hacer ni un vínculo decente con él. No pegamos.

Frena para que me baje y le digo “Dale boludo jamás te pido que me lleves, me da miedo tomarme un taxi sola a esta hora, no me llevas?”
“Pero boluda no puedo me están esperando, estaba en un cumple familiar, tengo que volver, vine porque me dijiste”
¿Estaba en un cumple de quién? Daaaale!
¿Se fue para cogerme y vuelve a la reunión familiar?
No te creo miamor.
Estaba cogiendo con amantes, varias. Sólo que lo tenté, y lo saqué de esa situación un toque porque debe ser un tipo que piensa que hay que aprovechar toda situación para garchar.
ES así. Humberto ES ASI.


Pone balizas, se baja, frena un taxi, me bajo, me saluda con un beso en el cachete y me dice “Chau querida”

No hay comentarios:

Publicar un comentario