2.8.17

Los Normales - Cita 14


#Cita 14





15 de Septiembre

Pasan unos días del mensaje de Humberto en la foto, avisándome que en poco tiempo vuelve, y siento que la libido se me baja porque se que él está disponible.
Por qué me avisa via instagram? Por qué mejor no me responde el mensaje de watsapp?
Es un pelotudo. Me lo dije cien veces.

Ahora me sigue en Instagram. Igual no creo que me stalkee como le stalkeo yo a su novia.

Sábado. Estoy en pleno bautismo familiar y me llega mensaje de Humberto al celular “Hola” Me da ansiedad
“Ey, cómo va?”
“Llegué”
Quiero salir ya a garchármelo y no puedo porque estoy en esta iglesia.
Le escribo un texto larguísimo explicándole todo esto, pero borro antes de enviar, para tratar de ser más concreta y solo le pongo “Hoy estoy complicada. Mañana?”
Responde al toque “Dale, tengo la carpeta de Carlos que me dijo que la necesita temprano”
Cualquier cosa dice este pibe, pero entiendo que lo que quiere decirme es que nos veamos temprano.
“Ok, seis de la tarde”
Responde al toque “Ok”
El cura nos hace parar y veo a la familia de otro de los bautizados que me miran con odio, calculo que porque no largo el celular.
Pasan diez minutos y me llega otro mensaje “O podría ser hoy mismo”
Ay la putisima madre quiero salir corriendo.
Le tiro un “Imposible, estoy en medio de un compromiso familiar” y no me responde más. Obvio es muy bajadora una reunión familiar.

Domingo. Saco turno en la depiladora del Paseo Alcorta porque sé que está abierto los domingos.
Arreglo con Vero para que me pase a buscar.
Estamos con Vero por Libertador y sentimos un ruido.
Vero empieza a las puteadas porque se da cuenta que pinchamos.
Ay no. Me quiero ir. Quiero bajarme y tomarme un taxi, depilarme e ir a verlo a Humberto.
Vero tira el auto hacia la derecha y putea.
No soporto a Vero puteando pero siento que la tengo que bancar en esta.
“Uy boluda, qué onda? Qué hacemos, paramos un taxi?” le tiro la del taxi para ver si Vero se copa y deja el auto acá pero me clava la mirada y me dice “Pero sos boluda? Como voy a dejar el auto aca? Llamemos al ACA”
La puta madre.

Pasamos dos horas escuchando la radio y esperando.
Suena Aspen con Bono diciendo I cant’live with or without you.
Vero dejame ir a garchar por dios.
Le mando un mensaje a Humberto y le digo “Estoy un poco atrasada, tuve un quilombo con mi amiga y su auto”
Responde al toque “Apurate”
Ya no es que soy sumisa, soy su esclava directamente.
“Tipo 7 estoy”

Se hacen las seis y media y llega el puto ACA.
Pierdo el turno de la depiladora.
Se va el ACA y le digo a Vero que me acerque.
No puedo creer la mala suerte que tengo.
Llego 7 y 20 y le mando mensaje “Estoy en cinco”
Me responde al toque “Dame diez o quince”
Hijo de puta, entonces está atrasado él también.
Le digo “Avisame cuando estés” y me pongo a caminar por ahí. Doy dos vueltas manzana y me suena el celular.
Humberto.
“Hola querida, estoy”
“Ok, ahí voy, estoy a una cuadra”
Eso solo nos decimos.
Corto y voy a la puerta.
No está en la puerta.
Lo llamo “Ey, estoy en la puerta”
“Tocale timbre al portero y decile que estamos en la reunión en el SUM”

Entro.
Camino por la planta baja, atravieso todo el jardín y llego al SUM
Todo lindo el parquecito, pero no lo veo, me voy para el estudio y de golpe escucho “Acá”
Está afuera, en un sillón en el deck, fumando.
Es Don Draper de Mad Men. Tiene ese seriedad y esa distancia toda esta situación.
Me pongo nerviosa.
“Ah boludo no te veia”
Me siento al lado suyo y ni me mira.
Yo tampoco lo miro y le hago todo el relato de la pinchadura de rueda de Vero, del ACA que tardó mil horas y de la congestión de tránsito en Libertador.
No nos miramos.
Se para, yo me quedo sentada porque no entiendo qué va a hacer.
Camina hacia el SUM y me dice “Veni”
Estoy con bronca porque no me dio nada de bola a todo mi relato de la rueda del auto de Vero, pero hago lo que él dice y voy con él.
Caminamos hasta el SUM.
Hay unos sillones con mesita ratona y una mesa con sillas. Atino a sentarme en una de las sillas pero me agarra la mano y me lleva hacia el sillón.
Me encaja un beso y le digo “ay pará un toque” pero es al pedo porque ya me bajó el pantalón.
Cogemos ya ahí, al toque del beso.

Siento que esto está buenisimo y estoy de nuevo en ese limbo de casi llegar.
Cogemos un rato más y se pone porno.
Me desconcentro porque me pongo a pensar en que estoy aca, con el, en este SUM, en estos sillones, que no me acuerdo el modelo pero son LO TODO, y estoy en culo, apoyada en el cuero, y quien se habrá sentado antes? Me imagino que limpiaron porque todo es muy regio pero y si no limpiaron? Lo regio no siempre es limpio. Y si paso un bichito? O una rata, peor. O si hay un pegote de chicle? Y yo apoyando el culo en el pegote?
Humberto acaba.

De nuevo, me da una especie de mini besito en la frente, pero al aire.
Ese es su mayor gesto de cariño.
Me incomodaría si hiciera más que eso? No se.
Quedo de nuevo con la intensidad en el cuerpo que me queda siempre que cojo con él y no domino las ganas de llorar.
Lloro.
No de angustia, ya sabemos. Es como una descarga del cuerpo.
No se qué le pasa al cuerpo cuando estoy con Humberto.
Lloro mientras me visto y Humberto me mira.
Se viste y me murmura algo.
No le entiendo porque me lo dice medio bajito y le digo “Que?”
“Que nunca entendía la parte de la canción ‘Romeo y Julieta’, que dice que ella llora después de coger… ahora sí lo entiendo… nada me hiciste acordar a esa canción”
¿Romeo y Julieta?
Le hago acordar a una canción? QUE SE LLAMA ROMEO Y JULIETA?
Quiero ya llamar a las chicas y preguntarles si conocen la canción.
“Si?? No se… es como que el cuerpo se confunde, en vez de acabar, llora, que se yo, una mierda”
“Bueno pero relajá, con quién sentís la obligación? Con la situación? Con vos? Conmigo? Relajá nena”
Que es todo este diálogo mientras nos vestimos? Desde cuando hablamos tanto?
Estoy como en el limbo aún, pero quiero salir del tema y le digo “No, no, igual todo bien, lo dejo ser”
Liviana.
“El problema con estas cosas es que, se ponen cada vez mejor con el tiempo, o sea… DESGRACIADAMENTE… Me entendés no?”
“Si, si, ya se. Si. Si. Obvio”
Silencio mutuo.
Sigue: “Salvo que….no no pero en gral las primeras veces no están buenas”
Le digo “Si, salvo que uno esté muy relajado, pero bueno, no es este el caso”
Quiero salir ya del tema y para hacerme la suelta le cuento que en medio de todo el quilombo de la rueda y el ACA le dije a mi amiga que seguro todo ese quilombo me lo mando dios como castigo porque dios sabia lo que yo iba a ir a hacer después.
Me mira serio y me dice “No está bueno eso eh”
“Que cosa?”
“Y boluda que estés contando por ahí lo que hacemos”
LE PEGO.
“Nene, Vero es una de mis mejores amigas de toda la vida. No le dije tu nombre, te inventé un seudónimo y le dije que no le podía decir tu nombre porque estás en pareja”
“Me imagino, porque ahí si boluda, mira…”
“Que?”
“No, no nada te iba a decir algo re cursi, pero no”
“Decímelo”
“Y que nada, que con estas cosas hay que cuidar al otro”
“Yo te cuido”
Un poco me molesta todo esto porque se le nota cierta sabiduría con el tema que me hincha los huevos, como si estuviera re acostumbrado a tener doble, triple, cuadruple vida.
Matate imbécil, ojalá se te pudra el rancho.
Me visto y me doy cuenta que no tengo el corpiño.
“Uy ¿no tenía una corpiño? Que boluda, salí apurada, horrible”
“Estás buenísima nena, de hecho estás cada vez más buena”

Me quedo mirando para abajo. No sé qué decirle, me incomoda muchísimo que me halague. Siento que si le digo algo me va a decir que igual no me entusiasme, que no es que guste tanto de mí sino que fue un cumplido. De hecho me lo debe haber dicho para que me lo crea pero en realidad es un chiste.
“¿Si? ¿Pero qué, antes era horrible?”
“No nena, antes estabas buena y ahora te estás poniendo cada vez más buena”
Qué incómodo todo esto. Porque encima siento que si fuese cierto el hecho de que yo imposiblemente me estuviera poniendo cada vez más buena, es OBVIAMENTE todo obra suya.
“Bueno, gracias”

Bajamos por el ascensor.
Hablamos del clima y dice “Che mirá que no te puedo llevar”
Qué forro.
“Qué forro, ¡dale!”
“De verdad, tengo que salir rapidísimo”
Le suena el teléfono y por lo que responde me doy cuenta que está en medio de un laburo. O es un amigo y está haciendo un acting para zafar de mí.
Incomprobable.
Lo miro y le hago burla.
Hoy siento más confianza que otro día y Humberto se saca el teléfono y me dice “Sabés que está todo bien, que sino, te llevo”
De repente no tiene drama de llevarme.
Hoy todo es raro. Y yo le hago burla. Rarísimo.
“Acompañame al auto”
Humberto va adelante y yo atrás. Llegamos al auto, lo abre y saca un bon o bon.
“Tomá, lo compré para vos”
Ay se me estruja el plexo solar.
Lo abro ahí mismo y me lo como entero, nunca puedo guardar estas cosas y me dice “Che boluda, igual hay que hacer ese informe de Zona Norte, pero nunca tenemos tiempo, jaa”
Se ríe.
“Dale, o hagámoslo por google drive”

Llego a casa y busco en gugul “canción Romeo y Julieta lyrics”
WHAT?
Me quiero morir
Leo:
“Juliet when we made love you used to cry
You said I love you like the stars above
I'll love you till I die
There's a place for us you know the movie song
When you gonna realise
it was just that the time was wrong?
Juliet...”
La letra se pone cada vez peor y yo no entiendo nada de todo esto. Qué carajo fue lo que pasó ¿Fue un gesto romántico? ¿Lo dijo sin darse cuenta?
“Can't do the talk like the talk on the TV
And I can't do a love song like the way its meant to be
I can't do everything but I'd do anything for you
Can't do anything except be in love with you”
No lo puedo creer.
Bueno igual capaz solo se refería específicamente a la parte de llorar después de coger. Punto. Lo demás no debe haber querido referenciarlo. Lo estoy agregando yo, de flahera escorpiana. O capaz es mi luna en Acuario era que tenía la luna?

Me guardo la canción en el iphone y me paso los siguientes tres días escuchándola en repet sin parar.
Me junto en San Telmo con Sole a tomar algo, le cuento todo esto y me dice “Bueno igual vos ya estás acabando no?”
“NO”
“Ah…”

Pasa una semana y quiero verlo de nuevo, pero logro dominar el impulso.
Intelectualizo: ¿quiero verlo? ¿Posta quiero coger con él, o es que quiero coger y punto?
¿Y si mejor trato de garchar con otros?
Estoy tan obsesionada con Humberto que no me interesa nadie más.
No me pasa nada con Juan Cruz.
Ver a otro me dan más ganas de ver a Humberto.
¿Pero qué quiero de Humberto? ¿Quiero que me llame, que chateemos, que nos mensajeemos? ¿Qué quiero? ¿Que me diga que me extraña, que pensó en mi?

Me indispongo.
Me estoy por quedar dormida y estoy como en el limbo entre dormir y seguir despierta.
Me da la sensación de que esto es ser un poco psicótica y me entrego a ese psicotismo y le hablo a Humberto con la mente: “Ya se que querés verme, pero estoy indispuesta”
Me quedo dormida.

Pasan tres dias y le veo su instagram. Subió una foto de una playa. ¿Se fue de vacaciones?
Se fue el fin de semana? Se fue para siempre!?!??!?!
Me desespero.
Quiero verlo pero sigo indispueta y no pude ir a depliarme ni ir al tratamiento de botas frías en las piernas.
No quiero mensajearlo, quiero usar mis poderes telepáticos.

Sueño-
En el sueño tenemos que hacer un laburo juntos y estar delante de mucha gente.
Disimulamos, obvio, y de golpe la reunión de laburo pasó a ser una fiesta en el Alvear.
Está Sole y algo le propone hacer Humberto, o la empresa en la que trabaja Humberto.
Sole no puede aceptar ese laburo por un motivo, que no entiendo y de golpe estamos Sole y yo paradas una al lado de la otra. Humberto está parado en frente mío y se la queda mirando a Sole.
Se la queda mirando fijo y le mira la boca y acerca la cara hacia ella.
No quiero que bese a Sole! ¿Qué está haciendo?
Sole se va, en cámara lenta, lagrimeando, tipo Alfonsina y el mar.
Suena en mi cabeza te vas “Alfonsina al fondo del mar”
Me quedo con Humberto y le digo “sos boludo ¿que hacés?”
Humberto se sonrie.
Ahí me doy cuenta de una verdad reveladora en el sueño: Humberto hace ESTO QUE HACE conmigo, con todo el mundo, con todas las minas, compulsivamente.
Y lo hace para convencerlas de hacer trabajos para él.
Ay la puta madre y yo que creía que él gustaba de mí.
Ay me re duele.
Le digo: “Boludo, Sole está en otra etapa, no ves que está re bien de novia, enamorada.
Sole cree en el amor! Sos boludo? Ahora le voy a tener que explicar a Sole lo que hacemos vos y yo, y se va a enterar todo el mundo porque Sole se lo va a contar al novio porque son re de comunicarse todo entre ellos”
Humberto sigue en la misma posición, sonriendo.
“Boludo, con una amiga mia, no. Dejate de joder, un poco de código”
Nada. Sonrie. No tiene códigos.
Me voy. Es de noche y el Alvear ahora es la facultad. Voy por las aulas deambulando.
Tengo dolor. Humberto no gusta de mí. Humberto lo hace por laburo todo esto.
Ay ¿qué hago? ¿Entonces no vamos a coger más, ya fue?
Ese sueño termina de golpe y sueño otro.
Me cruzo a Maxi, el pibe que me tranzaba en 3er año. Lo saludo y Maxi me manda a la mierda.

Me despierto malhumorada.
Tengo que salir corriendo al laburo y no puedo.
No puedo.
No voy a poder salir nunca más de esta cama.
Humberto no gusta de mí.

Me tomo el colectivo.
En un momento dobla por Gorriti y de golpe veo a Maxi, el del secundario, con el que soñé hace un rato.
Maxi cruza Gorriti. Tiene campera negra, pantalón negro, pero todo sin onda.
Trato de mirarle rápido el culo y creo que se puso un poco culón.
No me gusta hace años pero siempre que me lo cruzo quiero darle un beso, para ver como era.
Tengo poderes entonces, en general, no sólo con Humberto.
¿Y Humberto? Humberto seguro viajó y ni le importo ya.
Capaz la última vez que cogimos no le gustó.
Dijo lo de que se pone mejor con el tiempo pero seguro para ser condescendiente.
Quiero hablar.
Quiero que nos mensajeemos.
O quiero hacerle lo que le hice a Maxi de chica. Histeriquearlo, mandarle mensajes de “me gustas pero no puedo” Cosas así.
Quiero romance, aunque cuando alguna amiga me dice que histeriquea con alguien yo me hago la resolutiva y les aconsejo “Cojé, dejate de joder, para qué querés tanta vuelta?”
Y ahora tengo esa posibilidad. Pero el tema es que quiero coger cada vez que yo quiero, y si quiero todos los días, poder.
No puedo mensajearlo. ¿Y si hago control mental?
¿Lo hago de ahora para el martes o directo el martes?
Veo que la novia postea en instagram una foto de una playa.
Le stalkeo su facebook y dice publicado desde MEXICO.
Es obvio. Se fueron.

Entro en youtube, pongo Ross y Rachel y me miro todas las escenas de ellos juntos.
Llego a cuando Rachel le deja un mensaje en el contestador y le dice que se va a bajar del avión. Quiero que Humberto se baje del avión.
Lo amo. Estoy enamorada de él como Ross de Rachel.
No, pará, no estoy enmorada de él.
Le pongo pausa a lo de Ross y Rachel y stalkeo un poco más a la novia de Humberto.
Vuelvo a darle play al video y Rachel le dice “this is it, allright, you and me”
Lloro. Amo a Humberto y que se vaya todo a la mierda.
Me agarra un ataque de furia y ansiedad. De querer revolear todo.
No entiendo de donde viene esta desesperación por él.
Lo quiero ver. ¿¿¿¿Dónde mierda está????
Quiero volver a como estaba un mes atrás que sentía que NO NECESITABA a Humberto.
No nos entiendo. No hablamos por teléfono, no nos mandamos mensajitos, no conversamos cuando nos vemos.
No se qué mierda le pasa por su cabeza.

¿Para qué está Humberto en mi vida? ¿Para que me acostumbre a sacarme las ganas de tener romance, histeria, vueltas?
¿Para que me acostumbre a que no siempre hay que hablar de “lo nuestro”?
Yo no le hablo de LO NUESTRO porque tengo miedo de que no me conteste. Simple.

Le mando un audio con toda esta conclusión a Rober y me responde al toque:
“Boluda lo que querés es que deje a su novia, y te ame. Es eso. Pero se contrapone con lo que sentís sobre él como novio: que no lo querés como novio, que no funcionarían, que son el polo opuesto”

Claro. Lo que quiero es que me quiera. Simple.





No hay comentarios:

Publicar un comentario