9.8.17

Roommates - Texto 2


Texto 2





Me despierto y en la tele está el canal de Sprayettte vendiendo la cortadora de verdura.
Son las 3 otra vez.
No soporto más esto.
La sociedad no acepta que viva en la casa de mis padres, y menos, que me levante a las 3 de la tarde.
Me llega mensaje al celular de un número desconocido: “Linda soy Leti, agendate mi cel y si querés venite a casa que hoy hay tertulia. Igual seguro Lola te avisó”
Ay no me la banco mucho.
Para mí sigue caliente con Rolando y sospecha lo que pasó entre nosotros.
Odio que no me alcance para pagarme un alquiler y vivir sola, como dios manda a esta edad.

Lloro mientras como un sándwich y pienso en la guita. Hago cuentas y no cierran. Tengo esos 3000 dólares que no se cuánto me pueden durar si los voy pasando a pesos.
Me siento en la compu y me pongo con los planos de Miguens.
“Buenísimo pasame la dire” le digo a Leti y me agendo su teléfono.
Trabajo todo el día y se hacen las 8.
Bajo. Saludo a mi madre, Me dice “¿A qué hora volvés?”
No le respondo nada y cierro la puerta.

Llego a la casa de Leti.
Están algunas de las 7 cools y 3 amigas del colegio de Lola. Voy saludando a todas. Saludo a Ana. Ana me encanta. Es diseñadora y bajista. Tiene toda la onda junta, la hija de puta. Saludo a Delfi, me encanta Delfi también, si tengo que hacer un “qué preferís” entre las dos, no se si puedo. Aparte Delfi es escritora y toca la trompeta en una banda, tipo big band, que, bueno no es ni big ni un carajo pero queda re linda ahí en el escenario. Tiene toda la onda también. Y está esta piba, ¿cómo se llamaba?
No me acuerdo, ¿Lupe? Vestuarista, labura en cine. Tiene toda la onda toda absolutamente.
Quiero ser todas ellas. Quiero tener sus profesiones y su personalidad, y sus cortes de pelo y su ropa. Todo.
Me miro y no entiendo cómo es que encajé acá, teniendo esta pinta de colegio de monjas.
¿Por qué soy arquitecta? Que aburrimiento ser arquitecta. Mis amigos y yo tenemos esas profesiones convencionales. No quiero más eso para mi.
Lola saca el tema de su depto. Plantea la posibilidad de armar un estudio entre varias. Compartir gastos. Me dan ganas de sumarme al plan “estudio compartido” pero no me da el piné.
Pasan un rato hablando del depto y al final la vestuarista y las otras dos se bajan de la idea.
Lola me dice “¿Y vos Rob, no te sumarías?”
Ay me tienta.
De repente estamos hablando de convivir las 3: Leti, Lola y yo. Ponernos un estudio de diseño, arquitectura, fotografía. Deliramos. Ya somos re amigas con Leti también. En grupo la soporto un poco más.
Pasamos 20 minutos haciendo cuentas y al final Leti se baja porque dice que mejor se queda laburando en su casa, que no le alcanza la plata para mantener ambos deptos. Vive sola la yegua ésta también. Todas viven solas, obviamente.
Yo tampoco tengo plata pero esos 3000 dólares los voy a empezar a cambiar. Ya fue tengo que hacer un cambio de una vez por todas.
Chamuyo laburos que no tengo.
Le hago creer a Lola que tengo mucho laburo y que re voy a poder pagar el alquiler.
Si yo fuera Lola, Rolando me hubiera dado bola. OBVIO
Lola dice “Bueno Ro, si me decís que sí, ya te doy la llave. ¡¡QUÉ ALEGRIA BOLUDA!!”
“Sí. a full, dale”
Festejamos. Brindamos. Nos reimos.
Saca el juego de más que tiene en el llavero y me lo da. “Solo no podrías venir los fines de semana, que viene mamá a Capital, pero después, podés venir cuando quieras!!”
Nos sacamos fotos con la llave, sacando la lengua.
Nos re queremos.
De repente me doy cuenta que no le consulté a nadie la decisión
Me agarra un poco de pánico.
Mira si me sale todo mal, si no me entra ningun laburo, si gasto toda la plata?!?!
Tendría que preguntarle al Puma que onda. Y que me ayude con las cuentas, o que me ayude a planificar la entrada de guita.
Capaz no llego a fin de mes.
¿Y si le digo que mejor no? No no no. No puedo echarme atrás con Lola.
Basta, basta. Me va a entrar un laburo.
Miro para el cielorraso y le pido a dios que me entre rápido algo, cualquier cosa, una documentación horrible, no me importa.

Lola quiere salir a fumar al balcón y voy con ella.
Miro al cielo y le vuelvo a repetir el pedido de laburo a dios, en mi mente.
Entramos y Lola me pregunta por Juan.
“Y no se bien qué onda, chateamos, es lindo”
No quiero que Lola me pregunte delante de estas minas, porque no se tanto de él.
No se si es músico o si sólo tiene la pose de músico.
“A VERRR” dicen todas
Se ponen pesadas y no me queda otra que mostrarles el Facebook de Juan.
Miramos unas fotos y todas empiezan a reprobarlo por muy pendejo.
Todas coinciden que está fuerte pero después de que les insisto yo con el tema. Me parece que estas minas son profundas y no les importa tanto que el pibe sea lindo.
Lola lo aprueba.
“Boluda salí dale, tenés que olvidarte de Rolando de una buena vez”
“Ay Lola, cero, ya fue”
La quiero matar porque no quiero que hablemos de Rolando acá.
“Rolando, ¿qué Rolando? ¿¡¿Rolando – Rolando ?!?” dice Leti.
Sonrío y le cambio de tema. Me revienta que no disimule que aún se lo quiere garchar.

Se hacen las 5 y me pido un taxi.
Quedan Lola, Leti, una de las cools y una amiga de Lola.
Ellas se van en un solo taxi porque viven todas por Palermo, cada una en un depto.
No son como yo.
Llega mi taxi.
Me pongo los auriculares. Suena Regina Spektor y pienso que la vida me sonríe. No está tan mal, al fin y al cabo. Voy a convivir con Lola y todo va a ser arte arte arte.
Regina canta on the radio en mi oido y por debajo se escucha nai fri fruli nai fri fruli que suena en la radio del taxi a todo lo que da. Cantan Regina y el Indio Solari juntos.

De golpe el taxi frena en Juan B Justo y Santa Fe.
Miro para arriba para ver cómo va la obra del megaedificio nuevo que está haciendo el último estudio en el que laburé y tuc.
Rolando.
¿QUÉ?
Rolando en cuatro por seis metros, en Juan B. Justo y Santa Fe.
¿¿¿¿¿¿¿QUÉ??????? ¿¡Me estás jodiendo!?
Rolando con una mina. En una publicidad. Abrazados.
En cuatro metros por seis. Dios mío. ¿Se hizo famoso?
DIOS MIO LA CONCHA DE LA LORA. El semáforo se pone en verde y el taxista arranca.
Miro para atrás para ver a Rolando y veo como se va achicando por la distancia.

Llego a casa. Voy a mi habitación y escucho a mi padre roncando en la habitación de al lado.
Rolando se hizo famoso. No me gusta más igual, pero se hizo famoso.
Me pongo online en el chat de Facebook.
Está Juan conectado y le digo de una “¿Che que tenés que hacer mañana?”
Juan me da vueltas pero no me importa insistirle. TENGO QUE SALIR CON ESTE PIBE.
Nos pasamos los celulares y arreglamos para salir mañana a la noche.
Me duermo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario