17.2.18

Los Normales - Cita 17

Cita #17








27 de Octubre

Me llega un mensaje al celular de Humberto: “Tenemos que chequear los avances, veamonos hoy”
Intuyo que es laburo de verdad porque como la otra vez cayó la novia, seguramente recapacitó sobre el peligro que corrimos y esta vez no va a intentar cogerme.
Además estoy indispuesta, y seguro por telepatía ya se dio cuenta.

Llego.
Estoy tranquila, me siento en una silla, saco la computadora y la apoyo en la mesa.
Humberto me dice: “Querés tomar algo?”
Le digo que no y le señalo la botellita de agua que tengo en la mano.
“Bueno antes de arrancar acompañame arriba que tengo que buscar las impresiones”
Quiere coger. Qué arriesgado.
Obviamente yo ahora también quiero coger pero no puedo.
Me quedo sentada mientras él empieza a subir y le grito “Pará escuchame, te tengo que decir algo”
Retrocede.
“Qué pasa?” me dice y pone esa mirada que me pone cuando ya entramos en el mood coger, “Dale boluda vení acompañame”
“Ay pará” mal se lo digo y me dice “Ay bueno qué suceptible”
“Sí, soy suceptible, recién me conocés?”
Tensión.
Me mira, insiste: “Dale, vení”
Le digo: “Dos cosas: una: estoy indistpuesta y dos: tengo miedo de que caiga tu novia”
“Pero boluda vení, acompañame”
Quisiera resistir un poco más pero estoy muriendome acá, viendole la boca.
Le quiero encajar un beso ya. Se que no voy a coger y que aunque coja seguro no voy a acabar pero necesito chuparle la boca ya mismo. Lo veo y me agarra una adicción fatal.
Es heroína Humberto. Eso es.
Me paro y voy. Como él quiere.

Subimos. Miro la pared y hay unos cuadritos con unos dibujos re lindos medio infantiles y le digo “Ay qué lindo esto, lo hiciste vos?”
“Sisis” me dice sin darme bola, porque me está agarrando la cadera y metiendo la mano en el culo.
Tengo toallita y me da impresión que la toque. Le saco la mano y le digo “Boludo pará estoy re indispuesta EN SERIO”
“Bueno bueno vení vení”
Chapamos, bestia. Siempre nos pasa lo mismo, pasamos de la inacción a la calentura total. Dios mío me pasaria la vida en este estado semienpelotas con Humberto y que venga el fin del mundo que mierda me importa de algo hay que morir.
No puedo parar de chaparmelo y él ya sacó el pito afuera.
Le insisto: “Pará, en serio, me da miedo que pase lo del otro día y caiga…”
“No pasa nada”
Chapamos porno y en el medio le digo: “Pero escuchame, ¿vos el otro día no esperabas que viniera?
“No no” me responde y me chupa la boca, el cuello, estamos sacados.
“¡¿Cómo que no??!! ¡¿O sea no la esperabas?! ¡¿Te cayó de sorpresa??!!”
“Eh? Ah, no no sí sí, pensé que me decías otra cosa. Vení”
Quiero coger y me lo prohibo, la puta madre.
Le toco un poco el pito pero estoy pendiente de si la novia vuelve y me encuentra acá.
Encima ni siquiera estoy sacándole ventaja a la situación.
Estoy incómoda.

Tranzamos sacados y porno mientras le toco el pito y a los 10 minutos como extremadamente mucho, Humberto acaba.
Acaba y es como si se liberara la tensión que teníamos antes.
Se sube el pantalón y me dice “Qué poder que tenés”
¿Yo,poder? De qué me hablás acá todo el poder está de tu lado, claramente.
Salimos del baño, se rie y dice “Como en la adolescencia”

Volvemos al escritorio. Abro la compu y nos ponemos a trabajar.
Re fluye la reunión laboral.
Es como si coger fuera necesario para que trabajemos bien, porque sino, está esa tensión horrible en el medio. Bueno no se si lo de hoy cuenta como coger-coger porque no dejé que me toque y además no acabé así que ni sé si cogimos.
Coger sin acabar no debería contar como coger.

Pasamos una hora trabajando.
De repente Humberto me dice “En 5 tengo que rajar, me había olvidado que tengo psicólogo”
¿Le hablará de mí al psicólogo?
¿Le dirá al psicólogo que nunca acabé con él todavía?


No hay comentarios:

Publicar un comentario