2.9.17

Los Normales - Cita 16


Cita #16








20 Octubre

Paso todos estos días pensando en Humberto. Me parece normal pensar en él porque nos estamos viendo seguido y eso me quema un poco la cabeza.
Laburo y pienso en cuando cogemos y me da como un nervio en el pecho.
Tengo turno con la depiladora pero estoy tapada de laburo y la suspendo.
Miro el celular y tengo mensaje de Humberto: “Ey como va”
Es de hace una hora atrás pero no me sonó la notificación.
Le respondo: “Ey como va” y me dice: “Tengo novedades del laburo”
De nuevo no se si creerle o si tengo que entender que es un mensaje para coger
Le digo: “Ok”
Me responde al toque: “Podés en un rato?”
“Sí”
No puedo. Tengo una reunión pero ya fue, haré malabares.
Le digo que me libero siete y media pero le miento, me libero a las ocho.
Él siempre me hace esperar, ya fue.

Voy a la reunión re ansiosa. Le quiero escribir y me doy cuenta de que en este lugar del orto no tengo señal.
Reinicio el teléfono y me entra un mensaje de Humberto de hace 20 minutos: “Ya llegué”
Uy la puta madre yo voy a tardar como media hora más.
Le respondo: “En 5 estoy”
Me responde “Ok”

Pasan 20 minutos y termino la reunión.
Salgo corriendo al baño del bar, me meto en uno de los cuartitos con inodoro, me saco las botas, me saco el pantalón, me saco la bombacha, saco la gillette que tengo en el bolso y me afeito, ahí, en seco, sin jabón.
Estoy alterada porque no me quiero cortar y escucho que me suena el celular.
Lo saco del bolso, miro y es un mensaje de Humberto: “Ya estoy”
Le respondo “En 5 salgo”
Guardo todo en la cartera, me pongo la bombacha, me pongo el pantalón, me pongo las botas. Estoy toda transpirada. Saco el desodorante y me pongo.
Me pongo perfume.
Salgo. Voy al espejo y a las bachas, saco el cepillo de dientes y la pasta dental y me lavo los dientes.
Me hago una colita.
Me suelto el pelo de nuevo.
Agarro el celular y leo: “Mmm no creo que sea lo ideal, se va a hacer tarde”
Ay que forro. Le banqué cien llegadas tarde!
Le respondo: “Pero estoy a 5 “
Me responde: “Mejor mañana, hoy se hizo tarde”
Qué conchudo, quién es??!!?!?!? Quién es este tipo que me tengo que andar apurando y él puede llegar tarde cada vez que se le canta?!
Agrega “8:15 no es 19:30”
AH BUEEEEEEEE. EL ODIO QUE ME DA!!!!
QUIEN ES?! MI JEFE?!?!
Que bronca todo esto.
Que depresión además.
Mi mente pasa del enojo al bajón en menos de 1 minuto.
Ahora siento que no me va a querer ver más porque lo hice esperar media hora.
No le respondo.

Paso toda la noche pensando en que no me quiere ver más. Lo perdí.
Seguro se enojó.
Me enojo con el hecho de que me de miedo un posible enojo suyo, intermitentemente con enojarme con él.
De nuevo, QUIÉN SE CREE QUE ES?
Así toda la noche.

Me despierto, miro el celular y son las 8 de la mañana. Es temprano para escribirle pero ya quiero saber si lo veo hoy o no.
Me baño. Salgo del baño y tengo un mensaje suyo de las 8 y cuarto.
“Vas a estar por Palermo hoy?”
Me da un poco de taquicardia.
“Si. Tipo 4?”

Pasa una hora y no me llega respuesta.
Chequeo el celular de la ansiedad que me da y ahí veo que mi mensaje no se mandó porque no hay red de nuevo.
Me desespero. Reinicio celular y lo envío de nuevo.
A los cinco minutos me responde: “No, mejor a las seis y media”

A las seis me subo a un taxi.
Estoy llegando y le escribo “Avisame cuando llegás”
Me responde: “Menos cuarto, ok?”
Siempre manda él, en todo, en el horario, en el mood, en lo que nos decimos o no nos decimos. Todo. Es el jefe, y yo me veo a mí misma siendo su empleada. Pasiva, sumisa. Completamente pelotuda por él. Pero entonces estoy enamorada? O qué? O simplemente soy muy imbecil?
Le digo “Bueno” y me manda tres signos de pregunta, solos, sin palabras.
Los signos de pregunta solos sin palabras me resultan violentos.
Qué te pasa pibe? Encima te enojas?
Le vuelvo a escribir: “Bueno”
Y me dice: “No hay apuro”
No entiendo, no quiere que vaya entonces?!
Le escribo: “No entiendo, 18:45 entonces?”
No me responde.

Llego a la esquina de su casa y le vuelvo a escribir aunque no me haya respondido.
“Yo estoy”
Bajo del taxi, me voy a dar una vuelta por su barrio para hacer tiempo y me doy cuenta de que estoy sin señal de nuevo.
Otra vez reinicio el telefono y cuando estoy a dos cuadras de su casa me entra un mensaje de hace diez minutos de Humberto: “Yo tambien estoy”
Que manera de desencontrarnos por dios. Será una señal? Tendré que irme corriendo?
Corro hasta la casa, toco timbre, me responde por el portero y justo entra una señora que me dice “Entras?”
“Sí, si”
La señora se va hacia el fondo de la planta baja y yo subo sola en el ascensor.
Chequeo dientes en el espejo. Me meto la mano en el pantalón y me saco la bombacha del culo.
Llego a su depto, toco timbre y me abre con el teléfono en el oído diciéndome “Hola como andás?”
Lo saludo moviendo la mano y entro.
Me dice: “Todo bien? Como andás?” y yo me quedo muda para que la persona con la que está hablando no escuche que llegue yo. Lo cuido.
“Todo bien nena?” dice de nuevo.
“Ay si boludo creí que estabas hablando con alguien”
“No no, tengo el telefóno acá pero no no, cómo andás”
Siento todo raro. No quiero coger, no estoy bien depilada.
Tengo la sensación de que Humberto está enojado, o no se, o no le importo mucho.
Me quedo parada con la cartera puesta, entre la mesa y el sillón.
No entiendo adonde vamos a sentarnos.
Le digo “Hola” a su gato y Humberto me dice: “Eh escuchame, vamos un segundo acá, resolvemos un tema personal y despues sí, tenemos una reunión de trabajo”
Ay no lo entiendo.
Qué dificil es la comunicación con Humberto.
Todo lo da por supuesto. O yo soy una flashera o necesito que sea más específico. De qué habla? Va a venir más gente? No entiendo.
“Eh, Ok” le digo bajito, casi sin voz, como una mucama de una familia bien a quien le dicen que vaya y limpie el cuarto de los chicos.
“Ok? Bueno entonces acompañame, te muestro ese tema personal y después tenemos la reunión”
Camino un poco y me freno. Dudo, no entiendo, por qué actúo tan sumisa con él?
“Acompañame” me dice.
Camino de nuevo. Esto es una locura. ¿Adónde voy, a su cama? Pero entonces su novia y su hijo están de viaje?
Me agarra de la cintura y me mete de prepo al baño.
Apaga la luz y me encaja un beso.
Me mete mano por todos lados pero tengo el tapado puesto.
“Pará, pará un poco” le digo.
“Vení acá” me dice. Es Olmedo.
“Pará un poco, pará que me saco esto”
Prendo la luz, pero de golpe siento que debo estar mal iluminada y apago una para que estemos más en penumbras, pero estoy re desconcentrada.
No puedo coger parada, qué incomodidad.
Me saco el tapado, lo apoyo en el suelo y me agarra fuerte, me chupa todo el cuello, me chapa, me vuelve a chupar el cuello y me baja el pantalón.
En dos segundos pasamos de besos porno a que me chupe por todos lados, ahí parada, manteniendo el equilibrio porque está tan en mood pasional que todo lo hace fuerte.
A los cinco segundos manotea un forro y estamos cogiendo.
Estoy incómoda. Fría. Pienso en él. En sus manejos.
Qué me gusta de su personalidad? NADA.
NO ME GUSTA NADA ES UN FORRO UN DOMINANTE UN ABUSIVO UN FORRO.
Chapamos porno y de repente me doy cuenta que me está apoyando el pito sin forro
Qué? Entro en pánico.
“Nene, estás loco? La metiste sin forro?”
“No boluda me lo acabo de sacar, aca está”
“Bueno ponete otro ya”
Saca otro forro que tiene en la cajita de tres que quedó arriba de la bacha, se lo pone, intentamos coger, pero se le baja.
Otra vez la puta madre. Quiero que tengamos sexo normal una vez en la vida, no es mucho pedir, qué es esto?
Estoy incómoda, cagada de calor, transpirada.
Seguimos tranzando parados, ya sin coger y nos tocamos.
Está todo bien y al mismo tiempo todo mal.
Así no voy a acabar, necesito poder concentrarme, ir a otro ritmo.
Qué es esto? Contame que es estohh? Diría Moria.
Me acuerdo de Moria y de un streeptese que hizo en una película que yo vi cuando tenía 8 años.
Ya estoy embolada y Humberto dice “Estoy re caliente, mal boluda, no puedo más”
Yo no le digo “Yo también” no porque no esté caliente, pero tampoco estoy recontra caliente.
O sea, estoy en mood pero para recién arrancar.
No podemos salir del baño e ir a su cama? No pasa nada, qué le va agarrar la moralina ahora? De no coger en la cama de su mujer con los juguetitos del nene por ahí?
No me jodas, dale, vayamos a tu cama, trato de decirle con mi mente y de repente Humberto hace el típico sonido que hace cuando acaba.
Me da un beso en el cachete, se sube el pantalón y abre la puerta del baño.
Yo la cierro, me subo el pantalón, pero me doy cuenta que necesito hacer pis.
Cierro la traba del baño, y hago pis.
Salgo del baño, voy al living y está sentado.
Tenemos una reunión de trabajo sin decir nada sobre lo que pasó recién.
Nada, ni una sonrisa, nada.

Pasa una hora de reunión y de repente siento la puerta.
Dios mío.
Veo entrar a su mujer con el cochecito, con el bebé adentro.
No puedo creerlo. Me sube el gusto ese que tiene la adrenalina, a la boca. Tengo taquicardia y me tiembla una pierna. Todo eso mientras digo “Ay que belleza ese nene” y la saludo a ella con un abrazo.
Pensé que estaban de viaje, cómo se va a arriesgar así este pibe?!!?
La piloteo.
“Ey hola como andás?” me dice ella, con re buena onda y el bebé no habla, obviamente
Humberto agarra a upa a su hijo y me quiero pegar un tiro acá.
Es cariñoso pero a mi me da acting todo esto.
“Venga con papá” le dice y el bebé se larga a llorar.
Se acerca la mujer, le dice: “Damelo que quiere comer” y sacá una teta ahí adelante mío.
Dios mío no puedo dejar de mirarle el pezón a la mujer de Humberto.

Después de darle las dos tetas al pibe mientras yo miro la computadora como si estuviera prestándole atención, me saluda y dice “Bueno, los dejo que sigan trabajando, me voy a bañar al gordo”
La reunión sigue una hora más, sin decir nada.
Ni del garche, ni de la mujer amamantando adelante mío.

Nada, sólo laburo.