6.4.20

Diario de pandemia - Días 18-19-20-21







Días 18-19-20-21. JuevesViernes.Sábado.Domingo

No son días en bloque pero se me pasan volando.
Jueves estoy despierta porque no me acosté aún.
Dibujo Roommates y modifico la última frase que dice un personaje en el final.
No me decido así que dejo la frase anterior y la nueva con un CHEQUEAR resaltado.
Pongo el video de Carly Simon de Secretaria Ejecutiva y el de la otra con Meryl Streep y Jack Nicholson.
Qué suerte tuvimos que vimos esas películas en los 80’s
Me duele un poco el cuerpo y estornudo 4 veces.
No chequeo noticias hace días pero sin querer veo algo sobre los síntomas. La puta madre.
Me quedo un rato pensando. ¿Qué es esto?
Esto es otra cosa.
Me caen dos escenas a la mente. Una de mis 6. Yo con fiebre y no sé por qué en mi casa estaba mi abuela paterna. Era raro eso porque siempre que veíamos a mis abuelos los veíamos juntos. No sé qué hacía mi abuela ahí pero mi mama le decía que yo tenía fiebre y yo decía “NO NO DIJISTE ESO BORRALO BORRALO” y con la mano hacía que borraba con un borrador imaginario.
Borralo.
En la otra escena que me cae yo tenía 20 y fue la noche que me temblaron las piernas.
TODA LA NOCHE con temblor.
Se me fue cuando amaneció.
En ambas escenas yo estaba tratando de disimular el síntoma. La fiebre a los 6, el temblor a los 20.
El síntoma no está BORRALO.
Tanto el temblor como la fiebre fueron imposibles de disimular obviamente.
Y además no entendía qué era lo que me ponía nerviosa o por qué estaba con fiebre.
De golpe me angustio.
Ay que placer angustiarse. Porque si estoy en angustia no me da miedo el virus.
Lloro. Gracias mente.
Me voy a mi habitación y miro al cielorraso como cada vez que busco alguna respuesta del más allá o de mi inconsciente que para mí es lo mismo que el más allá.
Hay varias escenas en Roommates de la protagonista mirando al cielorraso pidiendo respuestas.
Miro el cielorraso con los brazos abiertos como cuando éramos chicas y con mi hermana jugábamos a Jesús.
Jugar a Jesús ya lo escribí en mil textos Y LO ESCRIBIRÉ UNA VEZ MAS: era tirarse en el piso con los brazos abiertos tipo crucifixión y una decía ESTOY MUERTA y la otra decía YO TAMBIÉN ESTOY MUERTA y estábamos horas tiradas en el piso del living.
Miro al cielorraso y digo “bueno dale, estoy abierta, escucho qué fue lo de los 6 y lo de los 20?”
Tuc me cae la frase: no hubo alojamiento, por eso el síntoma.
¿El síntoma entonces es una estructura a la que una se abraza para no caer en la psicosis?
CHISTEEE. Ni idea.
Pero qué lindo cuando el llanto reemplaza al terror por contagio de virus.
Termino de llorar y me duermo fresca como una lechuga.
Me despierto al rato y en Instagram hay mucha gente quejándose de que no pueden tener sexo por el aislamiento.
La psicóloga psicótica sigue con el tema “tocate dale tocate”, la lengua biónica y toda esa asistencia mecánica.
AMORES LLOREN. Es mejor que hacer yoga. O comer. O coger.
Lloras, quedas fresca de spa y dormís.
Y no soñas nada malo.
Al contrario.
De la obsesión con Carly Simon salto a Felicity.
RE ESTOY PARA VER FELICITY. Los 20, claro.
Nuestros 20 fueron lindos.
Menos exaltación. Más depresión PERO DE LA LINDA.
Me duermo.
Me despierto y pienso “deben ser casi las 20” y son 19:40
Leo en twitter:
“Le digo: ’Hace cuánto no chapás? bah vivís con alguien?’ y me dice `Sí, vivo con mi novia, igual tenés pinta de chapar bien’. Tuve que mandarle unas nudes porque soy esa clase de resentida mirá-lo- que-te-perdés-  o sea la clase más triste de resentida.”
Eso no es resentimiento amora.
Sigo leyendo y dice:
“Necesito alguien confiable para mandarle mis nudes, que al mismo tiempo entienda que no le estoy tirando onda salvo que alguna vez explícitamente le tire onda " 
O sea, la gente manda fotos en pelotas pero solo como quien manda una planilla de Excel con precios cuidados.
No entiendo.

Sábado
Quiero dibujar para el Diario de pandemia pero quiero seguir avanzando con Roommates que estoy atrasada como nunca antes estuve atrasada en mi vida.
Siento todo el tiempo que NO HICE LO SUFICIENTE.
Todo el tiempo me pasa. Todo el tiempo me pasaba eso y me sigue pasando.
En el 98 y antes. Y después. Siempre.
Nunca es suficiente para ese gendarme que tengo adentro.
Entonces soy 2: la que siente que no hizo lo suficiente y mi otro yo, que soy yo en realidad porque la que siente que no hizo lo suficiente no soy yo, es el gendarme.
Y yo que no digo nada. Bah soy 3: el gendarme, mi otro yo (que soy yo), y yo que solo miro a mi otro yo (que soy yo) y le digo SABÉS QUE ESTO ES OTRA COSA. Tampoco es que me digo “ay siiii bella hiciste lo suficiente” porque no hay SUFICIENTE.
No es que haya algo qué hacer. Ni ese qué hacer sea poco o mucho.
O suficiente. Porque no tiene sentido. La vida no pasa por ahí.
BUENO ME ESQUIZOFRENICÉ
PERO QUÉ ES ESTO?!?!
LA PANDEMIA ESTA HACIENDO ESTO CON MI PSIQUISMO?!?!?!
No, ya era así antes.

Domingo.
Primer día en mucho tiempo que duermo de noche de corrido.
Me despierto a las 9.
Hago Roommates todo el día hasta que en un momento me disperso y ya no vuelvo de la dispersión.
Me duermo a las 12 de la noche o antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario