30.3.20

Diario de pandemia - Día 14







Día 14. Domingo

Leo varios twitts diciendo “Fue domingo toda la semana”
Abro Instagram y está todo el mundo haciendo vivos.
Al mismo tiempo. De nuevo.
No sé por qué sigue habiendo tanto espíritu para hacer cosas todas juntas, todas saltando y gritando.
Los quiero mutear.
Me voy enganchando con varios instragrammers o influencers o humoristas o MUERTOS en realidad porque ninguno siquiera me entretiene salvo la psicóloga loca.
Que igual de tanto consumirla nos está chupando la energía a esta hermosa comunidad de fans que se armó.
Recibo mensajes como: “Hola! No sé quién es la mongui esa que posteas pero me divierto mucho con los comentarios de todos ustedes. Gracias por tanto
Vale la pena que nos desalinee los chakras porque nos entretiene.
En pandemia no se cuestiona nada.
Un influencer dice que es domingo y que se bañó por primera vez en 5 días.
Varios comentan REEEE / SI YO TAMBIEN / REEE / AWANTE / ME CEBA
La gente o está maníaca o se abandona al displacer de respirar sus olores corporales QUE BIEN FUERTES DEBEN SER porque estamos hablando de edad +35
¿Es necesaria cierta estructura que sotenga la cotidianedidad, incluso si esa estructura se padece?
Gente twiteando sobre trabajos a los que no quieren ir pero que hoy extrañan.
Gente twiteando sobre las actividades a las que tienen que llevar a los hijos odiados siempre, hoy las extrañan.
Gente twiteando sobre chongos que quisieran no ver más porque la pasan pésimo, hoy los extrañan.
¿El padecimiento es entonces efectivamente la estructura que sostiene al neurótico y evita que se caiga en el universo de la psicosis?
CHISTEEEEEEE. NO TENGO IDEA.
Otro twitt de “fue domingo toda la semana” y abajo alguien le responde “Perdoname pero yo trabajé como siempre, solo que desde mi casa”
La guerra entre la productividad y la depresión.
Otro influencer que en este video sí está bañado dice “Me bañé por ustedes”
¿Entonces el otro también se configura como una entidad de sostenimiento?
CHSTEEEEE. NI IDEA.

No quiero que nadie haga nada.
Que estén callados.
Que no aplaudan. Que aplaudan con el cerebro.
Los días van a pasar volando.
Mi sobrino nació hace dos años en mi mente pero ahora tiene 11 años.
Mi sobrina nació hace 2 meses en mi mente pero ahora tiene 9 años.
Mi sobrino más grande, el hijo de mi prima, nació hace cinco años en mi mente PERO AHORA TIENE 20 años.

En 3 minutos va a ser septiembre y todos los que twitean sobre el odio por no poder salir van a decir “qué boludo por qué no me relajé y dormí más cuando pude estar en casa”.
El aislamiento es simbólico. En realidad uno nunca sale a ningún lado.

No chequeo noticias, ni número de contagiados, ni número de muertos pero en twitter leo que Tom Hanks se recuperó y que en hubo una aglomeración en un cajero.
Me pongo el playlist Pandemia y Marina canta Are you satisfied with an average life?
Do I need to lie to make my way in life?

No hay comentarios:

Publicar un comentario