20.3.20

Diario de pandemia - Día 4





Día 4. Jueves

Me despierto e intento recordar el sueño. Ay se me está escapando, tengo que incorporarme y anotarlo ya.
Sigo durmiendo.
Me despierta maiboi “Tenemos que ir a comprar”
Ay la puta madre no quiero salir pero encima se me termina hoy el T4.
A veces me paso 3 días entre que se me termina y compro de nuevo pero siento que esta vez no  me lo puedo permitir.
Eso me recuerda a que hace YA PERDÍ LA CUENTA CUÁNTO que no me hago el chequeo que me hacía cada 6 meses con la endocrinóloga y que después mutó a 1 vez al año.
No voy a hacer cuentas ahora. ¿Seguirán siendo necesarios estos 50mg de T4?
Tampoco quiero pensar en la Vitamina D que dejé de tomar la última vez que me hizo los análisis y que como me salió baja tuve que tomarla.
No sé por qué me pidió en los análisis de sangre ese ítem si antes nunca me lo había pedido.
BASTA. BASTA TE LO PIDO CEREBRO.
Salimos del departamento, le digo “Hagamos todo con la mano izquierda” y abro el ascensor con la derecha. LA PUTA MADRE.
Hacemos Carrefour, panadería, verdulería y vamos para Farmacity.
En la cuadra que tenemos que caminar nos topamos con una fábrica de pastas a la que al final nunca fuimos y me dice “Uy compremos tarta”
“Dale”
Me quedo medio minuto y me doy cuenta de que puedo adelantar yendo a Farmacity.
Llego a Farmacity y en la vereda hay una fila de 10 personas. Uh no qué paja.
No traje el celular.
En la fila me ubico a 4 baldosas de distancia. ¿Serán las de 60? Ay estoy perdiendo la capacidad de ver y saber la medida con este amebamiento de cerebro.
¿Los cuadraditos de las baldosas tienen 5?
Pasa un rato y empiezo a hacer movimientos de estiramiento de yoga.
Me relajo tanto que no me doy cuenta y me toco la pera CON LA MANO IZQUIERDA.
La puta madre. ¿El virus viajará desde la pera hasta la nariz?
Hay viento y siento que es incontrolable lo del contagio.
Cuento 5 personas que me caminaron a menos de 2 metros y con la boca abierta. Uno pasó silbando. Ninguno luce enfermo pero la novedad del día es que no solo contagia el que tiene síntoma sino el asintomático.
Hasta hace unos días sostenían que el asintomático no contagiaba.
Ya está boludo que venga Diana de V de una vez por todas esto es cualquiera.
El viento me mueve el flequillo y me lo acomodo.
La puta madre me toqué el flequillo. ¿El virus viajará desde el flequillo hasta la nariz?
¿Cómo sé si esta gente que camina no fue a España la semana pasada?
Hay más viento y me agarra un poco de frío. Me pongo la capucha y respiro adentro del buzo pero al buzo lo toqué con la mano y no chequeé al final cuánto dura el virus en la tela.
La fila avanza con una lentitud que nunca en mi vida sentí.
Pasa 1 hora o 4, no entiendo porque no traje el teléfono y porque el espaciotiempo está re desdoblado y logro entrar.
Tardo 5 minutos en total entre pedirlo y pagarlo.
Mientras camino la cuadra y media hasta mi casa voy haciendo en la mente la posible ruta del virus.
Entro. Cierro la puerta con el pie, me saco las zapatillas y voy al baño.
No prendo la luz y abro la canilla de la ducha
AY NO! DEJÉ EL VIRUS LA PUTA MADRE. Abro la canilla de la pileta y me lavo las manos.
Canto 3 feliz cumpleaños en la mente pero como siento que los apuré canto 3 más.
Cierro la canilla de la pileta y me meto en la ducha.
Agarro el jabón, me lavo las manos y lavo con las manos con jabón las canillas de la ducha.
Me vuelvo a lavar las manos en la ducha.
Me baño.
Termino, me pongo toalla en el pelo y cuerpo.
Agarro un poco de papel higiénico y voy al estudio de maiboi por alcohol en gel.
Cargo alcohol en gel en el papel higiénico y vuelvo al baño.
Limpio con alcohol en gel la canilla de la pileta.
Tiro el papel en el inodoro, abro la canilla, se me llena la mano de alcohol en gel y me lavo las manos.
Cierro la canilla y me seco.
Vuelvo a agarrar papel higiénico y vuelvo a ir por alcohol en gel.
Limpio picaporte de baño, de puerta de entrada y de puerta de cocina.
Mientras me hago el desayuno veo la hora y son las 2 de la tarde. Dios mío pasaron 4 horas y yo sin desayunar.
Me preparo dos tostados de queso y pienso en la bolsa que acabo de tocar.
¿Mirá si el panadero tiene el virus?
Me vuelvo a lavar las manos.

Me siento en la compu y leo el titular “Los tratamientos de fertilidad, en pausa por el coronavirus en Argentina: no se hacen inseminaciones ni transferencias de embriones” qué simbólico.
Capaz no quieren promover la fabricación de nuevos humanos en pleno apocalipsis.
Mauro Viale se pasa 10 minutos discutiendo sobre si el virus viene de un animal de salud fuerte entonces es fuerte. Un médico le dice que no. Él dice que leyó que como el murciélago es fuerte el virus es fuerte.
Guguleo Batman Tim Burton y me guardo imágenes de Michelle Pfeiffer de Gatúbela.
En lo de Mauro un tipo dice que entre todos los muertos se identificó que tenían la Vitamina D baja e inmediatamente se me representa el frasquito de Vitamina D que todavía tengo guardado en la heladera y que solo tomé dos veces. Venció en el 2018.
Son las 8 y 17 de la noche y hay 128 contagiados.
Mando un audio de 11 segundos que es casi un record de duración corta al chat CULO para que me cuenten cómo están pasando la cosa.
Les digo “si quieren contar, sino todo bien” y en realidad eso termina habilitándome para mandarles 4 audios de 2 minutos relatándoles TODO MI SENTIR.
Que pesadilla soy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario