22.3.20

Diario de pandemia - Día 6






Día 6. Sábado

Me levanto a las 4 de la tarde porque me acosté a las 11 de la mañana.
Abro la compu y me siento con Roommates.
No pongo noticias.
Abro watsapp web y me pongo a hablar con gente mientras dibujo.
Pasan horas y llamo por videollamada a mi sobrina.
No atiende.
Intento tres veces, no atiende ninguna.
Saco screenshot de mi cara y el LLAMANDO y se lo mando.
“Amor mío te estuve llamando mañana intento de nuevo” 22: 38.
22: 39 mensaje en el chat de primas.
Mi hermana: “AY CHICAS ME ESTÁ PASANDO ALGO MUY MUY FEO”
Primera vez desde que arrancó el aislamiento que tengo angustia.
Angustia angustia.
Entra otro mensaje: “Los vecinos llamaron a la policía porque mis hijos se pelean, yo grito y mis vecinos son peor que los del chavo”
Me levanto y dejo watsapp web.
La puta madre. La puta madre. La puta madre.
Taquicardia.
Imagino el peor de los panoramas. Siempre con mi hermana imagino el peor de los panoramas.
Tengo empezada la novela de esos años en mi casa de Floresta y de la imagen recuerrente que llevaba a terapia (con la psicóloga loca): miedo a salir y al volver, encontrarme con mis padres descuartizados por ella.
23:05 y está mi hermana grabando audio.
La puta madre.
Lo cuento en varios grupos de chat y en MacheFans me dicen “Si querés mandanos el audio y te hacemos un resumen”
Al final los problemas en plena pandemia y aislamiento obligatorio son EXACTAMENTE LOS MISMOS que antes.
El resumen del audio llega cuando veo que siguen entrando audios y mensajes suyos.
Aparentemente no pasó nada grave. Los policías dijeron que estaba todo bien y se fueron.
No no está todo bien señores policías está todo como el orto. Pero supongo que huyeron. Capaz mi hermana les afecta el plexo solar a los policías tanto como a mí.
Trato de respirar profundo y solo logro suspirar.
LA CONCHA BIEN DE LA LORA.
Espero que en este nuevo mundo se tomen medidas en serio Y SE EMPIECE A LEGISLAR SOBRE QUIÉN PUEDE TENER HIJOS Y QUIÉN NO.
Pasan 20 minutos mandándose mensajes en ese chat.
A los audios no les doy play pero leo todo. Soy voyeur masoquista.
LA CONCHA DE LA LORA HERMANO.
Ya estoy toda tomada por el dolor de cabeza y cuello y no logro hacer una línea de esta escena de Roommates.
Llega un mensaje de una mis primas: “Los chicos están asustados también con todo esto. Hay que tratar de tener paciencia y disfrutarlos. Hacer lo que no podemos hacer cuando tenemos que ir a trabajar”
“No los míos ya son grandes. Se encaprichan con todo. La nena tiene 2 celulares y en vez de cuidarlos, los deja tirados y jode con el mío. Es para matarla” responde mi hermana.
Claro porque la nena vino con su ovni desde un planeta muy lejano y pobre mi hermana tuvo la mala suerte de que ese planeta lejano de donde vino la nena es un planeta muy malvado del que trajo costumbres horribles que merecen ser castigadas.
Con la muerte, por supuesto.
Abro Infobae.
VENGA TODA ESA DATA DEL CORONAVIRUS CON ROBERTE QUE LA RECIBO CON LOS BRAZOS ABIERTOS
225 contagiados.
La amiga que me hizo el resumen del audio me dice: “Tomá léete esto” y es un artículo que abro en otra ventana mientras me pongo el video del robo violento de fondo, así se me alinean los chakras. Hoy no me sirve mantralizar, necesito algo más fuerte.
Dice: "El niño depende del Otro, más allá de la necesidad, como modelo y como espejo, y es en la interacción con ese Otro, que el niño puede alcanzar la consistencia de cada uno de los elementos que conforman su estructura psíquica"
Y después dice: “el síntoma de un niño es la alienación al fantasma materno
ALIENACIÓN, FANTASMA Y MATERNO todo en la misma oración me agobia. Es re algo eso.
Abro otra ventana y pongo en el buscador de YouTube “SOS YEGUA MARTA”
Doy play al video “Yolanda  Día de la madre”
Paso un par de horas comiendo y mirando noticias del coronavirus y 2 am me suena el teléfono.
Videollamada de mi sobrina.
Abro y está mi sobrina en una pantallita y su amiga en otra.
Tengo un impulso de antisocialidad y le digo “Ay miamor pero si estás con tu amiga no las interrumpo”
Las dos gritan “Holaaaaaa” y no me queda otra que socializar.
“Hola linda” le digo a la amiga y se me quedan las dos mirando.
No quiero preguntarle nada delante de su amiga así que les pregunto si al final vieron Stranger Things.
La amiga de mi sobrina me pregunta “¿Es de miedo?” y antes de responder aparece mi hermana en plano gritando “DAME EL CARGADORRRR”
Mi sobrina corre y se sienta en otro lado de la casa que no llego a identificar cuál.
Le digo “¿Está todo bien mi vida?”
Me dice “Ehm sisi tía ahora sí” y aparece de nuevo mi hermana a los gritos.
“TE DIJE QUE ME DES EL CARGADORRRRRR”

Recién a las 6 de la mañana logro volver a angustiarme por el virus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario