17.3.20

Diario de pandemia - Día 1




Día 1. Lunes 

Me levanto al mediodía con el desayuno en la cama.
Estoy por agarrar la taza y me freno “¡¿LAVASTE TODO NO?”
“Si sí lave todo”
“¡¿Te lavaste las manos no?”
“Siiiii boluda dos veces”
Tomo el café con A24 de fondo.
“Hay 54 casos en Argentina” dicen.
Abro watsapp y tengo mensajes.
Uno es de una amiga desde Berlín asustada porque cerraron las fronteras.
A mí me alegra que las hayan cerrado y trato de convencerla que es una idea hermosa. Maravillosa.
QUE NADIE SE MUEVA me parece una imagen bella.
Todo el mundo petrificado.
Capaz me remite a 1, 2, 3 cigarrillo 43.
AY ACÁ ROMANTIZANDO EL AISLAMIENTO.
Sí.
Tomo el resto del café y pienso que estaría bien limpiar.
En ese mismo momento que pienso eso maiboi dice “CHE ¿LIMPIAMOS?”
Me levanto, lavo todos los platos y armo dos baldes con lavandina. Uno para piso y otro para superficies altas.
En el 2005 inventé en uno de los estudios en los que trabajé que ERA ALÉRGICA A LA LAVANDINA. No sé por qué inventé eso porque a los 20 me la pasaba haciéndome REMERAS BATIK HORRIBLES con lavandina pura y sin guantes pero en algún momento dejé de tener buena onda con el olor.
Limpio mesada y le digo a maiboi que limpie pisos “porque todavía tengo el café en el estómago y no me quiero agachar”
Soy una señora de 134 años.
Tardamos menos de 10 minutos en limpiar todo.
Nos re podemos dedicar a esto.
Hay que ir a comprar cosas para comer porque desgraciadamente todavía no se inventó el delivery por robots
Deberíamos ya organizarnos como humanidad con este tema.
Salimos.
En la calle todos me parecen posibles contagiados y sostengo la respiración cada vez que alguien pasa por al lado.
Llegamos al Carrefour. La puerta está cerrada y tiene pegado un cartelito “POR MOTIVOS DE SEGURIDAD SOLO PASAN DE A 5”
Abre la puerta, sale una persona y entramos. La chica me saca diciendo lo de las 5 personas. Espero un rato en la vereda pensando en que cada persona que pasa tiene el virus.
Sale una persona del Carrefour y me meto yo.
“NO PERO” me dice la chica y yo entro igual.
Hay sectores casi vacíos en las góndolas.
Arroz no hay más.
De repente escucho que la chica le dice al compañero “Es que si le digo se va a enojar”
Se me acerca el pibe de Carrefour y me dice “Hola mirá tenemos un protocolo que es 5 personas pero 1 por grupo”
“Ahhh como dijeron 5, no sé, 5 es 5”
“No no por eso 1 por grupo”
“Ah bueno dale salgo”
“Discúlpame”
“No no tranqui”
Otra vez la vereda. Hay viento y pienso que ahora el virus está viajando por el aire.
Abre la puerta la empleada del Carrefour y me saco los lentes de sol para pedirle perdón.
“No no tranquila” me dice pero ella no está tranquila. Tiene cara de angustiada.
Vamos a la verdulería.
Cuento: la dueña, el marido, el hijo, la hijita, el empleado y entra un cliente.
Salgo.
De nuevo en la vereda.
Vamos al griego a comprar aceitunas  y cuando entro cuento 5 personas.
“Esperemos en la vereda” le digo a maiboi.
¿Cuántas veces de esperar en la vereda van?
Salen 3 personas. Las miro mal porque pienso que tienen el virus y me pueden contagiar y entramos.
El griego tiene cara de culo siempre así que hoy no hay diferencia.
La madre del griego limpia la caja con alcohol en gel.
Salimos.
Vereda de nuevo. Aguantar la respiración otra vez cuando nos cruzamos con alguien.
Llegamos. Estamos entrando y veo a un pibe con cara rara.
“QUE RARO ESE CHABON” digo y lo veo desestabilizarse e irse hacia un árbol.
Parece un zombie o yo ya estoy en unos niveles de delirio cinematográficos.
Entramos al hall del edificio y cuando estamos llegando al ascensor sale una mujer de la vivienda de la encargada que le dice “Cualquier cosa me avisas”
Entramos al ascensor  y digo “Mmmm para mí era médica”
“Naaaa no te hagas la cabeza boluda”
“Era médica”
Comemos tostados y café y me pongo en la compu con el Photoshop y Roommates.
No hago ninguna línea nueva.
Chateo por watsapp web y veo Stories de instagram de la psicóloga psicótica que tanto amo.
Pongo Mauro Viale de fondo.
No se cómo de repente son las 9 de la noche y hacemos la cena.
Una de mis amigas dice en el chat ME ABURRO y yo le digo cosas zen sobre lo bueno que es el aislamiento.
Me dice que no está de acuerdo y que sólo quería hacer catarsis.
La palabra CATARSIS últimamente me dispara cosas. No sé por qué pero bajo línea tipo pastora Irma del autoconocimiento y el silencio.
Que la catarsis no es buena. Que sí que es buena. Que no que no es buena.
Nos trenzamos.
Hago nuevos stickers de la psicóloga psicótica y de una twittera psicótica también
”Psicóticas”
No les vi el diagnóstico pero con mi nulo conocimiento de psicología y psiquiatría lo sé.
Tienen la gestualidad de mi ex psicóloga. LOCA también.
Para mi deberíamos aislarnos totalmente.
Ya son las 12 de la noche y son 68 los casos.
El número 68 me gusta.
Es un par formado por dos dígitos pares. Lo quiero como a los primos.
Aunque a los primos los quiero más.
Por otros motivos. Por primos.
Llega un mensaje al chat del edificio que dice “La encargada está enferma y se pidió días”
“VISTE QUE ERA UNA MÉDICA!”

No hay comentarios:

Publicar un comentario